Renovando la formación directiva

En los últimos cuarenta años hemos vivido acontecimientos que han provocado cambios y conmociones económicas y sociales. Desde el nacimiento de Internet, que fue una gran transformación, por esa apertura a una nueva sociedad de la información y el conocimiento, que nos ha facilitado el acceso a la cultura, a la investigación, ha desarrollado el espíritu creativo, innovador y emprendedor, simplificado procesos, fomentado el espíritu colaborativo y desarrollado nuevas dinámicas sociales. Aunque en su debe, no podemos ignorar que nos ha cambiado nuestro concepto de privacidad (y no para mejor), o como somos invadidos, no sólo por publicidad masiva, sino aún peor, por noticias y mensajes de dudosa veracidad o radicalmente falsos, que condicionan nuestro pensamiento y nuestras opiniones.

Ahora nos abocamos a una nueva transformación, quizás más trascendente, la que tenemos encima producida por las tecnologías generativas de lenguaje con inteligencia artificial como ChatGPT, y veloz (en sólo dos meses, más de 100 millones de personas la han incorporado en su día a día), que no sólo aumentan las cuestiones de la privacidad, sino que, lo que hasta ahora era impensable, que la tecnología pudiera sustituir trabajos “intelectuales” se puede estar comenzando a producir.

Como todos ustedes saben, estas tecnologías nos ayudan en la elaboración de textos, a realizar resúmenes, a relacionar conceptos, es decir, “facilitan” nuestra capacidad de razonamiento. Ni que decir tiene que, esta realidad está despertando en todos los niveles educativos y formativos una gran inquietud, que no podemos ignorar en las escuelas de negocio, pues, esta transformación no sólo tiene una influencia directa en la formación, sino que también la tendrá en la gestión empresarial.

Es por ello que, más que nunca, debemos adaptar nuestros programas, y no sólo incluir contenidos en tecnología dadas las “amenazas” tecnológicas (cualquier buen directivo hoy día necesita conocimientos sobre digitalización y tecnología), sino también, debemos capacitar a nuestros alumnos para que estén mejor preparados, dotándolos de una buena caja de herramientas para afrontar estas nuevas realidades, por eso, también debemos formar en pensamiento crítico y habilidades sociales, capacidades esenciales para transitar en este nuevo mundo.

Compartir:
Últimos artículos

¡Hola chicos!

La relajación experimentada en las formas y tratamientos en las relaciones sociales es palpable en cualquier ámbito, ya sea en las personales o profesionales. Esta

Sin alma

Lo normal y lógico cuando se compra una empresa familiar es introducir un nuevo equipo directivo para profesionalizar la gestión, en resumen, diseñar un sistema

Unir o confrontar

“¿Por qué seguimos dirigiendo las empresas desde la confrontación interna?” Me preguntaba un alumno, trabajador cualificado y con muchas ganas de desarrollarse profesionalmente. “Si está

Atreverse

La prudencia, virtud muy importante para los economistas, no es amiga del miedo y la cobardía, tampoco de la excusa, ni de la parálisis por

Send Us A Message

Ir al contenido