Privatizamos o Municipalizamos
27 marzo, 2016
0

En la medida que la población se fue concentrado en las ciudades la gestión de los servicios estratégicos como el agua, saneamiento, gestión de residuos y limpieza, transporte, etc…, pasaron a ser claves para evitar, entre otras razones, episodios de insalubridad y facilitar la convivencia. Así, de manera casi natural los municipios fueron asumiendo la gestión y control de estos servicios, algo prácticamente incuestionable hasta los años 90 cuando la corriente neoliberal, que ha monopolizado el pensamiento económico, impuso la opinión de que la gestión privada es más eficiente que la pública, lo que nos ha llevado a la privatización de no pocos servicios públicos, como las eléctricas, la gestión del agua, los servicios de limpieza y recogida de basura, y últimamente la gestión de hospitales y servicios de salud. No es menos cierto que a esa fiebre privatizadora, independientemente de influencia mediática del neoliberalismo, se le proporcionaron argumentos y motivos suficientes con servicios públicos ineficientes, un trato al ciudadano-cliente muy incorrecto y unos costes que eran pozo sin fondo.

Sin embargo en los últimos años, no se si porque las teorías del management también fluctúan y se ajustan a modas, o porque ese argumento principal de la eficiencia se ha debilitado cuando la realidad demuestra que existen casos de mala gestión tanto privada como pública, y que quizás la eficiencia esté más relacionada con la competencia de los gestores, o porque diferentes hechos e informes demuestran que no se producen ni ahorros, ni mejora de calidad de los servicios, se están produciendo en nuestro entornos casos de rescate de servicios públicos. A hilo de esto sirvan los siguientes ejemplos: el informe del Tribunal de Cuentas de 28 de noviembre de 2013, sobre la fiscalización del sector público local del ejercicio de 2011, que concluye, entre otras cosas, que la recogida de basuras tiene un coste medio de 42,55 euros en los casos de gestión municipal y 53,90 cuando se presta por empresas privadas; el caso de León donde en 2011 el PP remunicipalizó el servicio de recogida de basuras ahorrando a las arcas públicas 8 millones de euros; y el más lejano de la remunicipalización del agua en la ciudad de París que supuso un ahorro de alrededor de 35 millones de euros y una reducción del 8% en las tarifas.

En definitiva que el debate está abierto y parece interesante, pues todo tiene sus pros y contras, pero una cosa me permito solicitar, antes de decidir si el servicio de limpieza y recogida de basuras debe ser municipalizado o privatizado, nuestro ayuntamiento, gobierno y oposición, nos deben un debate serio, sin apriorismos ideológicos y sin dogmatismos, sino soportando la decisión final con argumentos, hechos, datos y análisis, y por supuesto con un plan estratégico que diseñe el modelo de servicio a prestar, sus objetivos y presupuestos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.