No (sólo) es la economía

En contra de lo que se preveía, últimamente se nos trasladan a través de los medios de comunicación buenos datos económicos, que, más allá que los considerados de parte (las previsiones gubernamentales), vienen avalados por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y el Banco de España. De tal forma, el FMI ha elevado las previsiones de crecimiento de España en cuatro décimas, llegando al 1,5%, y la OCDE la ha cifrado en el 1,7%. Por su parte, el Banco de España la ha mejorado del 1,3% al 1,6%.

No es menos cierto que la inflación sigue estando alta para lo que estábamos acostumbrados, pero, según el FMI este año se situará en el 4,3%, más de un punto inferior a la previsión para la zona euro (5,6%).

Otros datos positivos son los del mercado de trabajo. Al finalizar abril el desempleo se ha reducido en 73.890 personas, un -2,58% con relación a marzo, y un -7,75%, 234.133 personas, respecto a abril de 2022.

Sin embargo, a pesar de todos estos datos positivos, las encuestas no le son favorables al partido en el gobierno, algo que, según leía hace unos días, algunos no terminan de comprender. Esto ya demuestra cierta distancia de la realidad, uno de los principales problemas que tienen las organizaciones cuando comienzan su declive, a la que se adhieren otros como: la no adaptación de sus propuestas a la nueva sociología, a las nuevas realidades sociales. Una organización muy dependiente del virrey de turno, pero sin liderazgo efectivo, pues a los primeros malos resultados se verán las imposturas del compromiso y cohesión. Y, la falta absoluta de sentido, de saber dónde se quiere ir y cómo llegar, perdiendo la iniciativa, copiando lo que hacen otros y confundiendo sus valores (este es el verdadero declive).

Por tanto, parafraseando, en sentido contrario, a Bill Clinton cuando le ganó las elecciones a George Bush padre, quizás “no (sólo) es la economía, estúpido”, sino que existen otras variables, como las mencionadas anteriormente, e incluso más intangibles, como la confianza o credibilidad transmitida, la coherencia de sus acciones, la empatía y su capacidad de comunicación.

Compartir:
Últimos artículos

Irse a tiempo

La retirada de Toni Kross ha generado multitud de comentarios en los medios de comunicación, todos sorprendidos con admiración de la capacidad de tomar esa

¡Hola chicos!

La relajación experimentada en las formas y tratamientos en las relaciones sociales es palpable en cualquier ámbito, ya sea en las personales o profesionales. Esta

Sin alma

Lo normal y lógico cuando se compra una empresa familiar es introducir un nuevo equipo directivo para profesionalizar la gestión, en resumen, diseñar un sistema

Unir o confrontar

“¿Por qué seguimos dirigiendo las empresas desde la confrontación interna?” Me preguntaba un alumno, trabajador cualificado y con muchas ganas de desarrollarse profesionalmente. “Si está

Send Us A Message

Ir al contenido