CEO 4.0

Me preguntaban unos alumnos qué virtudes deben tener los buenos CEOs. Como no se la respuesta cierta, solo les ofrecí cuatro virtudes basadas en mi experiencia.

Si estamos de acuerdo que lo más difícil de la gestión es la dirección de las personas, parece que ésta debe ser una virtud prioritaria. Que comenzará desde la elección y colocación en el puesto adecuado para que desarrollen su potencial, hasta implementar un sistema de evaluación del desempeño que fomente el mérito, la sana competitividad y el sentido de equipo. Pasando por una rica comunicación que facilite la detección de problemas y la rápida adopción de acciones de gobierno. La dirección de personas, es la gestión de la profesionalidad (concepto que me parece más amplio que talento), y ésta dará resultados, y no hacerlo por su complicación (que lo es) lleva a las empresas y sus personas a la decepción.

La mejor forma de hacer que una empresa no avance es hacerlo todo, hacernos los imprescindibles. Por tanto, habrá que delegar, lo que, entre otras cosas, implica confiar, dejarles espacio a las personas, y admitir que “el que como yo nadie lo hace”, no significa que lo hagan mal, sino que lo harán de otra forma. Obviamente, esto no es despreocupación, todo lo contrario, se sigue teniendo la responsabilidad, solo que esta no está en la ejecución sino en el objetivo.

Desarrollar un buen sistema de comunicación e información veraz, en una doble vertiente, que ofrezca datos fiables que faciliten la toma de decisiones y, que no se tapen o pospongan las malas noticias, lo que se facilitará si se admite y tolera el error y la equivocación (porque sino, en el mejor de los casos nos van a edulcorar la realidad).

La adopción de lo digital no solo es necesaria por eficiencia, sino que también es el vehículo para buscar nuevas oportunidades, ganar en flexibilidad, por tanto, sin una cultura digital (ya debemos estar trasformados) que forme parte de los cimientos de la compañía, esta tendrá más dificultades para moverse en la realidad actual.

En resumen, el CEO 4.0 debe saber dirigir personas, ser capaz de delegar (con todas sus consecuencias), saber leer la información, tener el impulso para afrontar los problemas, y cultura digital.

Compartir:
Últimos artículos

¡Hola chicos!

La relajación experimentada en las formas y tratamientos en las relaciones sociales es palpable en cualquier ámbito, ya sea en las personales o profesionales. Esta

Sin alma

Lo normal y lógico cuando se compra una empresa familiar es introducir un nuevo equipo directivo para profesionalizar la gestión, en resumen, diseñar un sistema

Unir o confrontar

“¿Por qué seguimos dirigiendo las empresas desde la confrontación interna?” Me preguntaba un alumno, trabajador cualificado y con muchas ganas de desarrollarse profesionalmente. “Si está

Atreverse

La prudencia, virtud muy importante para los economistas, no es amiga del miedo y la cobardía, tampoco de la excusa, ni de la parálisis por

Send Us A Message

Ir al contenido