Unir o confrontar

“¿Por qué seguimos dirigiendo las empresas desde la confrontación interna?” Me preguntaba un alumno, trabajador cualificado y con muchas ganas de desarrollarse profesionalmente. “Si está demostrado que un estilo de dirección participativo consigue mejores resultados. La gente se responsabiliza más de su trabajo, se atreve a proponer mejoras, es menos adversa a los cambios”. Continuaba, “y cuando se dirige desde la confrontación se fomenta el miedo, el control absoluto, incluso de aspectos de lo más nimio que poco afectan al negocio o a los costes”.

Siendo verdad que parece estar demostrado, que a largo plazo los resultados globales de las empresas que se dirigen con estilos de dirección participativos son mejores, también existen claros ejemplos de buenos resultados bajo estilos autoritarios y controladores.

Un estilo colaborativo conlleva promover una comunicación interna sincera y clara, lo que significa escuchar, asumiendo el riesgo de escuchar cosas que no queremos oír y que no siempre nos gustan. De alguna manera es más difícil implantar este estilo de dirección, pues la complejidad aumenta al tener que escuchar –y tener en consideración–, diferentes perspectivas, y a desarrollar habilidades interpersonales que faciliten ser un jefe confiable (justo y ecuánime). Mientras que con un estilo autoritario se tiene mucho más control, pues todo se supervisa, y las decisiones se toman unilateralmente, disminuyendo la complejidad.

“¿De qué depende que un directivo tenga un estilo u otro?“, continuamos la conversación. Existe razones intrínsecas como: las conductas aprendidas, experiencias vividas que se imitan; las creencias personales, estar convencido que la única forma de que las personas rindan es con el control y la coerción; la falta de habilidades o competencias como la comunicación, la escucha, la empatía. Y razones extrínsecas, como la presión de una cuenta de resultados en números rojos, la influencia de los superiores de la empresa o la propia cultura de la organización.

“¿Se puede cambiar el estilo de dirección?” Si, pero no es fácil. Será necesario una profunda reflexión y autoevaluación, reconocer las actitudes a cambiar, trabajar nuevas habilidades, tiempo y esfuerzo.

Compartir:
Últimos artículos

¡Hola chicos!

La relajación experimentada en las formas y tratamientos en las relaciones sociales es palpable en cualquier ámbito, ya sea en las personales o profesionales. Esta

Sin alma

Lo normal y lógico cuando se compra una empresa familiar es introducir un nuevo equipo directivo para profesionalizar la gestión, en resumen, diseñar un sistema

Atreverse

La prudencia, virtud muy importante para los economistas, no es amiga del miedo y la cobardía, tampoco de la excusa, ni de la parálisis por

Desafíos PYMES

Las pequeñas y medianas empresas viven en un desafío constante, afrontando retos continuos, desde la supervivencia de sus inicios, pasando por conseguir una rentabilidad sólida

Send Us A Message

Ir al contenido