No hay grandes problemas

Henry Ford fue un célebre hombre de negocios que revolucionó la industria automovilística. Él comenzó su empresa desarrollando un producto, después diseñando un modelo de producción que le permitiera tener precios competitivos, luego estudiando ampliamente el mercado y finalmente, lanzando una fuerte campaña de publicidad. Nos dejó grandes frases como ésta.

“No hay grandes problemas, sólo un montón de problemas pequeños”. Henry Ford.

A veces llegamos a empresas que nos comentan tener grandes problemas. Cuando empezamos a analizar la situación no hay un gran problema sino un montón de pequeños problemas. Unos problemas interfieren en otros y así sucesivamente y lo que vemos es un gran problema que no sabemos cómo resolver.

Saber desgranarlos y abordarlos de manera coherente es la clave.

Pasos fundamentales para resolver cualquier problema en tu empresa.

  1. Reconocer e identificar el problema

El proceso de tomar decisiones comienza con una situación de frustración, interés, desafío, curiosidad o irritación. Hay un objetivo que debe alcanzarse y surge un obstáculo, se presenta alguna condición que debe corregirse, se produce un hecho que exige algún tipo de acción o se presenta una oportunidad que puede aprovecharse.

  1. Diagnóstico y análisis del problema

  • Analizamos la información que tenemos disponible sobre el problema y lo observamos para entenderlo: dónde ocurre, desde cuándo sucede esto y por qué está ocurriendo.
  • Analizamos cuáles son las causas o posibles causas de este problema.
  • Comprobamos si se han aplicado medidas para resolverlo.
  • Analizamos el impacto o las consecuencias que está generando en el negocio.

Es más fácil diagnosticar unos problemas que otros.

  1. Se plantean posibles opciones para la solución.

Una vez que se ha definido y diagnosticado el problema, la etapa siguiente consiste en generar opciones para la solución.

Se debe valorar cuál de las opciones tiene mayor viabilidad, probabilidad de éxito, eficacia, coste y duración.

En definitiva, se evalúan, juzgan y comparan analizando las ventajas y desventajas de cada una de éstas para poder hacer la selección.

  1. Se elige e implementa una solución.

Cuando ya se ha seleccionado la solución más favorable se traza un plan para su implantación y se lleva a la práctica.

  1. Evaluación y valoración de resultados.

Se evalúan los efectos de la acción correctora implantada mediante mecanismos de control determinado en el plan de ejecución de la misma.  Dentro de la valoración, se determina si la solución al problema ha sido coyuntural o definitiva.

La evaluación de una decisión reinicia el ciclo del proceso de resolver problemas. Una decisión puede generar otras decisiones o procesos de resolver problemas.

 

Existen algunas metodologías concretas que se pueden aplicar en cada una de las fases de la solución de problemas en una empresa.

Compartir:
Últimos artículos

Irse a tiempo

La retirada de Toni Kross ha generado multitud de comentarios en los medios de comunicación, todos sorprendidos con admiración de la capacidad de tomar esa

¡Hola chicos!

La relajación experimentada en las formas y tratamientos en las relaciones sociales es palpable en cualquier ámbito, ya sea en las personales o profesionales. Esta

Sin alma

Lo normal y lógico cuando se compra una empresa familiar es introducir un nuevo equipo directivo para profesionalizar la gestión, en resumen, diseñar un sistema

Unir o confrontar

“¿Por qué seguimos dirigiendo las empresas desde la confrontación interna?” Me preguntaba un alumno, trabajador cualificado y con muchas ganas de desarrollarse profesionalmente. “Si está

Send Us A Message

Ir al contenido