Mordisco a la manzana
11 septiembre, 2016
0

Posiblemente pocas cosas serán más unánimes en nuestra sociedad que la “poca gracia” que nos hace pagar impuestos, a unos porque les parecen excesivos, a otros porque no usan los supuestos servicios públicos que sufragan, otros porque piensan que se despilfarra y con menos sería suficiente, y por supuestos los que ideológicamente se sitúan en el neoliberalismo y desean un adelgazamiento total del estado, y los más porque se siente agraviados por el injusto reparto, bien porque le quitan mucho, bien porque existen otros que ganando más pagan menos e incluso bastante menos.

Para cambiar las primeras razones expuestas habrá que hacer buenas políticas; de comunicación, que expliquen bien en qué y cómo se gasta e invierte la recaudación, y de organización de la Administración Pública, una buena estructura que evite la excesiva burocracia, que sea eficiente y ágil, y que a la vez no solo cubra esos mínimos elevados a los que nos hemos acostumbrado en nuestro estado del bienestar, sino que también fomente el desarrollo económico y social.

Respecto a las últimas razones expuestas, los agravios, posiblemente sea más fácil influir, tan simple como diseñar unas leyes fiscales justas e igualitarias, que se devenguen los impuestos en el país donde se obtienen los beneficios, y por supuesto sin tributaciones a la carta, que como no puede ser de otra forma benefician a las grandes corporaciones porque son las que tienen más poder de negociación y con el señuelo de crear empleo e invertir en el país seducen a los políticos de turno y consiguen acuerdos inconfesables.

Algo así tenía Apple en Irlanda, unas espectaculares ventajas fiscales cuya tasa sobre el beneficio ha ido descendiendo desde el 1% que pagó en 2003 al 0,005% en 2014, y todo por crear 5.000 puestos de trabajo. ¿Qué pensarán los medianos y pequeños empresarios irlandeses que crean millones de puestos de trabajo?. Este trato, este pacto fiscal, le ha parecido ilegal a la Comisión Europea, entre otras cosas porque rompe las reglas de la libre competencia, lo que ha llevado a la comisaria de Competencia a reclamarle 13.000 millones de euros en impuestos no pagados. La reacción de la compañía de la manzana ha sido calificar de “basura política” la decisión y amenazar con un efecto devastador para la inversión y el trabajo en Europa. Como vemos, puro estilo bravucón. ¿Qué ha sido de esa amable empresa nacida en un garaje y que junto a otras parecidas venían a crear un nuevo capitalismo, una democratización de la tecnología?

Dos cosas podemos hacer como ciudadanos y consumidores, seguir soportando esos desagravios fiscales obnubilados por sus maravillosos productos, su genial marketing y su poder mediático, o manifestar nuestro poder afeándoles y revelándonos contra sus conductas, y más cuando con los impuestos se construyen las infraestructuras, se facilita la seguridad pública y jurídica, y el desarrollo social que hace de Europa un buen lugar para que Apple venda sus productos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.