Emprendimiento

Contribuimos con el emprendedor en identificar y analizar la oportunidad de negocio, examinar su viabilidad, primero si tiene o no mercado, para lo que después de un estudio de mercado que nos aporta a información tanto sobre la potencial viabilidad como sobre su posicionamiento. Posteriormente elaboramos las estrategias funcionales (comercial y marketing, operaciones, recursos humanos,…) que permitan conseguir los objetivos, y terminamos con el análisis de la viabilidad económica y financiera del proyecto.
Con el Plan de Negocio ayudamos a los emprendedores, por una parte a conocer la viabilidad de su idea, y por otra a tener una tarjeta de presentación del proyecto entidades financieras, inversores institucionales y privados, organismos públicos y otros agentes implicados a la hora de recabar cualquier tipo de colaboración, ayuda y apoyo financiero.

El servicio de emprendimiento se divide en cinco fases (emprendedor, validación de cliente, desarrollar la idea de negocio, construir el modelo de negocio y desarrollar el business plan de la iniciativa empresarial) las cuáles se pueden contratar de manera individual o de manera integral, ofreciendo el servicio completo con sus cinco fases.

1. Conócete y desarrolla tu espíritu emprendedor.

El punto de partida es el análisis personal: qué le motiva, cuáles son sus fortalezas y debilidades, cómo le gustaría verse dentro de un año en el ámbito laboral, etc. Trabajamos en el autoconocimiento del emprendedor, que deberá contestar tres preguntas fundamentales:

¿A dónde quiero ir?

¿Cómo llegaré?

¿Puedo hacerlo?

Para responder estas preguntas utilizamos casos, test y role plays que nos ayudarán a concretar la mentalidad, la motivación y el comportamiento o carácter del futuro emprendedor.

2. Validación de clientes.

Es un proceso a través del cual el emprendedor toma conciencia de cómo su idea se ajusta a una necesidad cierta.

Tres son las fases:

1º. Determinar las hipótesis de partida

2º. Confirmar el problema o necesidad

3º. Comprobar como encaja el producto/servicio con el problema/necesidad

3. Desarrollar la idea de negocio.

Confirmado que la idea se ajusta una necesidad y que el servicio o producto definido encaja con esa necesidad, es el primer momento de la verdad al que se enfrenta el emprendedor, buscar clientes que le compren su producto, buscar esas primeras ventas que, más que por la propia facturación, son un banco de información que además de confirmar la idoneidad y acertado o no de la idea, ayudarán reconfigurar o rediseñar el producto o servicio definido.

Tres son las fases:

1º. Prepararse para vender

2º. Salir a vender

3º. Registrar los resultados

4. Construir el modelo de negocio.

Un modelo de negocio debe contestar dos preguntas básicas: ¿quién es el cliente y qué valora? Y ¿cuál es la lógica económica que explica cómo podemos aportar valor al cliente a un coste apropiado?

Por tanto, un modelo de negocio describe los fundamentos de cómo una organización crea, desarrolla y captura valor. Para su definición nos centraremos en los siguientes aspectos:

1º. Segmentos de clientes

2º. Propuesta de valor

3º Políticas comerciales y marketing

4º. Operaciones: recursos y procesos

5º. Viabilidad económica: ingresos y gastos

5. Desarrollar el business plan de la iniciativa empresarial.

Es un documento que explica una oportunidad de negocio, identifica el mercado y proporciona detalles sobre cómo la organización empresarial planea perseguirlo. Describe las cualidades únicas que el equipo de gestión aporta, explica los recursos necesarios para el éxito y proporciona un pronóstico de resultados en un horizonte de tiempo razonable.

Un plan de negocios sólido es esencial para cualquier negocio que busque financiación externa, de bancos, de bussiness angels, de capital riesgo, e incluso de las 4 Fs (families, fools, friends and founders), todos quieren ver un plan lógico y coherente antes de poner su dinero en riesgo.

Trabajamos conjuntamente con el emprendedor en la redacción del plan de negocio. El emprendedor debe implicarse en su redacción porque el acto de redactar el plan le obligará a él y a su equipo a pensar en todos los elementos clave del negocio. Con nuestra aportación intentaremos identificar debilidades no percibidas, captar oportunidades no supuestas y rebajar proyecciones excesivamente optimistas.

El plan de negocio dirá cuánto se puede pagar por el personal, el marketing y otros gastos. Especificará los clientes objetivos y los factores de éxito. Las proyecciones financieras se pueden usar como un presupuesto, de tal forma que los resultados reales que no alcancen los planificados permitirán investigar y tomar medidas correctivas. Un plan sólido puede ser un plan para operar el negocio durante los primeros años aumentando la probabilidad de éxito.

Los contenidos de un plan de negocio pueden ser los siguientes:

1. Resumen ejecutivo

2. La oportunidad

3. La empresa

4. Productos y estrategia

5. El equipo

6. Plan de marketing

7. Plan de operaciones y recursos humanos

8. Plan económico-financiero

Emprendimiento 2